El Via Crucis Viviente de la parroquia del Señor de la Salud, en San Francisco del Rincón, es una de las actividades de Semana Santa que ha perdurado a través de los años y se ha convertido en una tradición del municipio.

Con 31 años de historia, la convocatoria ha crecido año con año, tanto en participantes como colaboradores, los cuales incluyen a habitantes de la comunidad, empresarios locales, autoridades religiosas e instancias municipales.

Todo el esfuerzo logístico que representa la obtención de permisos, creación de utilería, ensayos de cada una de las estaciones del Viacrucis y demás actividades, no sería posible sin la coordinación de Salvador Angulo Bernardino y Luis Armando Galván Pérez.

“Ya esto es parte, nosotros ya somos parte de esta… llámese tradición, cada quien tiene su forma de pensar y verlo pero, ya somos parte de la Semana Santa dentro de la colonia Cuauhtémoc y probablemente hasta dentro del municipio, porqué ya es el Viacrucis más viejo, todos los demás desaparecieron”, comentó Salvador Angulo.

Dentro de su taller mecánico, el coordinador sonríe y recuerda que nunca imaginó desempeñar el cargo que tiene dentro de esta actividad, ya que él comenzó interpretando a un soldado romano.

Explicó que a través de los años, esta tradición ha sufrido varios cambios importantes como: vestuarios con cortes y colores más apegados a los utilizados en Galilea hace 2 mil años, utilería basada en imágenes e ilustraciones históricas, así como el uso de materiales de mayor calidad, guiones teatrales redactados con apego a los Evangelios y textos históricos, horarios de ensayos y la conformación de un comité de organizadores.

“Nos juntamos alrededor de 8 personas cada mes y cada mes tenemos que hacer algo […] antes de enero ya estabamos nosotros planeando y en la primer semana de enero nos empezamos a juntar, así que ahorita a los ensayos, ya dimos nosotros el remate final este miércoles” declaró.

Además del Viacrucis, los involucrados participan en las demás actividades de la semana Mayor, la cual comenzó el pasado domingo de Ramos, continúa el Jueves Santo, una vez terminada la misa de La Última Cena llevan a cabo La Aprehensión del Señor, así como un recorrido previo a las 7 palabras durante la tarde del viernes Santo.

Al finalizar, el señor Salvador Angulo agradeció la colaboración y el apoyo recibido por todas las personas involucradas y aunque señaló algunos nombres, reconoció que a lo largo de los años ha recibido ayuda de más personas de las que puede nombrar.